Pack Empresa Methys

Terror Indra (2)

 

El interior de la instalación se encontraba sumido en un inquietante silencio. Todo parecía inmóvil, incluso el aire. Moviéndose con precisión y cautela, el escuadrón al mando de la sargento Iseki fue moviéndose por los pasillos, cubriéndose los unos a los otros.

Iseki 350x180-Escuadrón Bravo a Midway, la atmósfera en el interior de la instalación parece ser tóxica...-anunció la sargento Iseki leyendo los datos que aparecían en el HUD de su uniforme- los niveles de dióxido de carbono y argón están disparados. Posible uso de un limpiador biológico...

-Entendido, procedan con cautela-sentenció el capitán Reed- buena caza.

 

 

 "Limpiador biológico" era el término usado para referirse a armas víricas o químicas destinadas a limpiar agentes contaminantes en un área infectada. Se utilizaban en el caso de que se quisiera recuperar la instalación. En aquel caso, o bien el limpiador había funcionado demasiado bien o la instalación estaba demasiado dañada para poder ser recuperada.

-Líder Bravo a Alfa, nos dirigimos a la sala de ingeniería...-sentenció por radio la sargento Iseki apostándose tras una esquina- intentaremos conectar los escudos atmosféricos y dar energía a este sitio.

-Recibido-contestó Surkov al otro lado de la línea- alfa en ruta hacia sala de control. Con precaución, este sitio parece más hecho polvo de lo que nos pensábamos...

Tras avanzar unos metros, Iseki y sus hombres se toparon con varios cuerpos congelados, recubiertos en un grueso capullo de hielo endurecido.

-Mckleen...-sentenció Iseki.

-Enseguida, sargento-contestó uno de los sanitarios del equipo, agachándose junto al cadáver para activar su ordenador de muñeca (Dhome).

El resto del equipo aguardó en silencio, atentos a cualquier sonido o movimiento en la oscuridad.

 

-......

 

Alarmada, Iseki se volvió en la dirección hacia la cual le había parecido oír un suave pero aterrador siseo. Hechó un rápido vistazo al rastreador de movimiento de su traje.

 

Nada, no había contactos, ni amigo ni enemigo...

-Sargento, ya está...-sentenció el sanitario Mckleen incorporándose- herida profunda en el estómago como causa más probble de la muerte. El hielo me impide obtener una lectura precisa pero parece que algo intentó arrancarle las vísceras de cuajo.

-¿Dreyar?-preguntó la sargento Iseki en un siseo.

-Inconcluyente-sentenció Mckleen.

-Está bien...-terció Iseki activando un doble canal de radio- líder bravo a líder Alfa y C.S.E Midway. Tenemos una víctima mortal. Imposible precisar si a casua de los Dreyar. Repito, no es posible precisar.

-¿Podemos traerlo al Midway para una autopsia?-quiso saber el primer oficial del Midway, el teniente John Grant.

-No lo recomiendo-contestó la jefa del departamento médico del Midway- no sin un previo confinamiento Faraday de primer nivel. Y aún así, podría ser peligroso.

-De acuerdo-sentenció el capitán Reed- soldado Mckleen, realize un análisis de amplio espectro del cadáver y envie sus resultados a nuestros bancos de datos. Será mejor dejar el cadáver ahí de momento. Teniente Ragu, señalize la posición del cuerpo en el mapa de la instalación-añadió en dirección a su oficial de radares y comunicaciones.

-Señor, sí, señor-contestó Mckleen poniéndose a trabajar.

Varios minutos más tarde, el escuadrón Bravo reemprendió la marcha, internándose en la montaña.

 

Apenas los pasos del equipo de Iseki dejaron de escucharse en la zona donde se encontraba el cuerpo...

 

-¡¡.......!!

 

Dos siniestros haces de luz de color rojo claro, compuestos por una miríada de líneas ondulantes, emergieron de las paredes, mirando en dirección que Iseki y su equipo habían tomado...

El equipo Bravo y el resto de marines pronto descubrirían algo muy importante sobre aquellos siniestros haces...

Operaban en grupos de tres...

 

(Continuará)