Pack Empresa Methys

Infiltrada (4)

Terrance Nocturno 2 235x235

 

  La sala de prensa de la torre oeste del Austhral se encontraba en la sección superior.

  El ascensor tardaría un par de minutos en llegar. Inspiró y expiró con fuerza,  apoyándose en un lateral del ascensor, observando las imponentes vistas ofrecidas por la ciudad de Nehal, la capital de la C.S.E en Devaron. Tal vez su jefe odiase con toda su alma a la Confederación, pero Fangor tenía otra opinión. Realmente la C.S.E construia las cosas a lo grande. No sólo la capital, todo el planeta y la colonia de Ylisen eran una maravilla de la arquitectura y la ingeniería.

 Sería una ladrona y asesina buscada por la justícia pero también sabía apreciar las cosas buenas.

 Exhaló un ligero suspiro. Si el plan de su jefe llegaba a su cénit, esa hermosa estampa sin duda dejaría de existir. Por otro lado, estaba obligada para con su jefe y debía...

Detuvo en seco su cadena de pensamientos, al sentir una intensa punzada en la cabeza,obligándole a poner ambas manos en la barandilla del ascensor.

 

Una selva húmeda y oscura. Es noche cerrada. Una silueta corre con desesperación entre el intenso follaje, disparando contra algo a su espalda, oculto.

Naves de transporte pasan por encima pero tienen sus propios problemas...

Gritos, chillidos de criaturas desconocidas...

Luces de color morado y rojo...

 

Tan pronto como esos extraños recuerdos o visiones llegaron, se esfumaron. Intentando serenarse y recuperar la compostura, Fangor permaneció con ambas manos apoyadas en la barandilla, con la vista puesta en el suelo del ascensor.

Desde el "Incidente Mesana", Fangor tenía en ocasiones aquellos episodios de repentinas visiones. Y siempre veía lo mismo...

Desconocía la causa pero estaba segura de que no eran visiones de futuro. Todos sus escáneres médicos indicaban una capacidad psíquica nula. Al contrario que otros agentes al servicio de su jefe, Lecter, no poseía habilidades psíquicas.

Una inquietante duda le rondaba la mente desde hacía días: ¿sus "visiones" serían alguna clase de recuerdo reprimido?.

Inspiró y expiró con suavidad, al escuchar el suave tintineo que anunciaba la llegada al piso de destino. Ahora mismo tenía cosas más importantes de las que preocuparse. Tras pasarse ambas manos por el pelo y bajar ligeramente la cremallera de su escote, dejando ver mejor sus encantos, Fangor salió del ascensor, esbozando la mejor sonrisa posible.

Sin darse cuenta de las pequeñas gotitas de sangre que había dejado tras de si en el suelo del ascensor...

Tania Monard Invierno 350x125

Desde la sala de control de seguridad, la némesis de Fangor, la Inspectora Monard, lo  había visto todo...

-Vigílenla de cerca...-sentenció la inspectora Monard antes de salir de la sala.

(Continuará)