Pack Empresa Methys

Halo ODST:Gehenna (1)

Colonia bombardeada 235x235

 

 

 

 

 

 

 

 

Puente de mando del Crucero Chandelier

El veterano capitán del Chandelier, un hombre cercano a la cuarentena de pelo corto entrecano exhaló un largo suspiro al leer el mensaje transmitido desde Reach..

 

Una nueva colonia atacada por la que la U.N.S.C apenas podía hacer nada..era descorazonador..

Pero tenía órdenes..y las cumpliría.

 

Su crucero, armado con un buen blindaje, treinta lanzamisiles Archer con dieciseis tubos cada uno y dos cañones Mac siempre le había servido bien, habiendo sobrevivido a multiples batallas contra el Covenant..

Un acceso de rabia invadió al capitán al pensar en el conglomerado de razas que llevaba exterminando sin piedad a la humanidad durante el último cuarto de siglo...malditos cabrones...

-Teniente Anderson, active el motor Shaw-Fujikasawa..máxima velocidad hacia el sistema Vostok..-ordenó Stein al oficial con el puesto de piloto.
-A la orden,señor-replicó obediente el piloto mientras activaba el reactor de slip-space.

Unos instantes después el espacio se curvó alrededor de la nave justo antes de que esta realizara el salto; en ruta hacia la colonia atacada.

-Desvíen toda la potencia disponible a los Mac y carguen una salva desde A1 a a A14..-esbozó Stein-en cuanto tengamos resolución de disparo fuego a discrección.
-Sí, capitán..-contestó obediente la I.A de la nave, de nombre Melfina materializándose sobre un pilar proyector delante de la pantalla principal.

Satisfecho al ver que se cumplían sus órdenes con rapidez el capitán salió del puente para dirigirse hacia la parte inferior de la nave donde aguardaba el escuadrón de O.D.S.T asignado al Chandelier...

El Charlie 16 de la División 101..

Sin duda tendrían un dia movido..

Mientras tanto en una sala situada en el vientre de la nave que los soldados de las O.D.S.T solían llamar "antesala al infierno" el Charlie 16 aguardaba su siguiente misión..

Los O.D.S.T..Soldados de choque de descenso orbital..lo mejor de la U.N.S.C..una división totalmente voluntaria de marines que saltaban desde las naves espaciales humanas en pequeñas cápsulas que se ponían al rojo vivo al entrar en la atmósfera de los planetas.sus integrantes estaban constantemente sometidos a muchísima presión y sólo eran aceptados los mejores..

Tal y como la mayoría de los marines creía se tenía que estar un tanto loco para entrar en las O.D.S.T

El Charlie 16 era uno de tantos escuadrones de la 101..compuesto por los siguientes miembros:

El soldado raso Niko Vhank, natural de Sigma Octanus; un comando enrolado en las O.D.S.T después de que un destructor Covenant vaporizase la nave de evacuación en la que iba toda su família.Poseedor de un odio visceral a los Covenant y a los Élites (raza guerrera de alta clase) en particular. Era el mejor francotirador y rastreador del grupo.

El cabo Gyan procedente de la Luna, experto en sistemas informáticos y el mejor conductor del escuadrón. hombre de pocas palabras.

El sargento Hisagi Yuto, segundo al mando del escuadrón, natural de la Tierra. Experto en demoliciones y lucha cuerpo a cuerpo.

Y por último la líder del equipo, la Teniente Miranda Zayeck, natural de Reach.La mejor tiradora del escuadrón y con buenos contactos en la ONI (Oficina de Inteligencia Naval).Soldado envuelta en el misterio; resentida con el Covenant por arrasar sin piedad su mundo natal.

-¡Capitán en cubierta!-exclamó la teniente Zayeck al ver aparecer a Stein en la sala de los Helljumpers.

Obedientes con el protocolo militar el escuadrón entero se puso firmes y realizó el saludo militar. Aunque Stein pertenecía a la Marina era capitán de navío y le debían un respeto..

-Descansen..-esbozó Stein mientras activaba la mesa de proyección holográfica que ocupaba el centro de la sala, mostrando una proyección del lugar al que iban- hace pocos minutos el Alto Mando en Reach ha confirmado un ataque Covenant a nuestros astilleros del Sistema Vostok..-esbozó en tono grave mientras mostraba a los soldados la riada de datos adjuntos con el mensaje del mando mostrando como dos destructores Covenant entraban en el sistema.

Ninguno de los O.D.S.T pronunció una sola palabra, la situación sin duda era grave..si la colonia caía ya sólo le quedaría a la U.N.S.C un astillero de gran envergadura..

Reach

Su misión será descender a los astilleros, destruir las torres de comunicaciones, matar a cuantos Covenant puedan y rescatar a una oficial de la ONI..-sentenció Stein mientras desplegaba una fotografía holográfica de una mujer de veinticinco años de media melena castaña, vestida con un ajustado traje oscuro con una isnignia de un águila en un hombro.

-¿Quién es?-preguntó Yuto.

-La Comandante Arual de la División Tres de la ONI-replicó Stein muy serio- es prioritario rescatarla con vida o en caso de que fallezca traer sus implantes neurales. Posee información de alta prioridad.
-¿De qué se trata?-preguntó Zayeck para hacerse una idea.
-Las espificaciones técnicas de una nueva arma de la U.N.S.C..-contestó Stein en tono muy serio pero sin dar mas detalles-llegaremos en veinte minutos, estén listos para el descenso; apenas tendremos tiempo para parar.
-Entendido señor..-replicó Zayeck mientras Stein regresaba al puente-¡ya lo habéis oido, preparad el equipo, vamos soldados!.
-¡Señora,si,señora!-exclamaron obedientes sus hombres.

 

Los minutos fueron transcurriendo con suma lentitud en el Chandelier mientras la nave viajaba por el Slipspace rumbo al sistema Vostok.

 

-Salida del espacio Slipspace en 45 segundos..-esbozó en tono dulce la I.A de la nave.

 

-Gracias,Melfina..-replicó Stein- a todo el personal, a sus puestos de combate...-anunció por megafonía al tiempo que pulsaba el botón de alarma de salto para el escuadrón de la teniente Zayeck.

 

-Salida en 5,4,3..-anunció la I.A solemne.
-¡PREPARADOS PARA LA BATALLA!-exclamó Stein.

 

Mientras tanto el escuadrón de Zayeck se terminaba de ajustar los cinturones en sus módulos HEV, mentalizándose para el salvaje descenso que les aguardaba...conscientes de que aunque el capitán lograse lanzarles sobre el objetivo antes de que la flota Covenant vaporizase el Chandelier podrían morir abrasados al soltarse el escudo término de sus módulos o ser alcanzados por fuego anti-aéreo o por lesiones por un impacto a velocidades supersónicas si se rompían los paracaidas.

 

Nada eso importaba ya..tenían una misión que cumplir..

 

Su honor como miembros de las O.D.S.T estaba en juego..

 

-¡¡A MATAR COVENANT, MUCHACHOS!!-exclamó Hisagi a pleno pulmón a través del canal de radio del escuadrón a lo que sus compañeros salvo Zayeck contestaron con gritos de guerra, ansiosos por entrar en combate y patear traseros alienígenas.