Pack Empresa Methys

Equipo Thaner (0)

suburbios de Ylisen 356x654Un mes antes del"Incidente "Mesana"

Suburbios de Sailar, "puerto franco" del sistema Ilysen.

 

Aunque la colonia era reciente, la ciudad de Sailar, se había convertido rápidamente en uno de los destinos preferentes para los contrabandistas y criminales de la galaxia Devaron para realizar negocios ilegales. En consecuencia, el S.S.C (Servício de Seguridad Colonial) mantenía una fuerte presencia en todo el sistema.

En poco más de un año, Sailar había ocupado en múltiples ocasiones los titulares de la Spacer News.

 En absoluto silencio, la Inspectora Tania Monard se deslizó a través de las vigas del techo de una fábrica, aproximándose a su objetivo; una reunión criminal clandestina entre dos de los mayores sindicatos criminales de Sailer; los Osthal Dragon y los Tempest Rikers.

Tania Monerd 250x150En cuanto alcanzaó una posición óptima para espiar la reunión, una pasarela situada en los niveles superiores de la fábrica, Monard activó la radio de su traje mientras introducía varias órdenes en su ordenador de muñeca, desplegando pequeños drones de vigilancia.

-En posición-susurró Monard- confirmada presencia de lugartenientes de sexto nivel.

Según su importancia, el S.S.C dividía a los lugartenientes de organizaciones mafiosas en siete niveles. Su mera presencia indicaba el interés de las respectivas organizaciones en ese intercambio.

Monard apretó ligeramente los dedos en torno a su arma reglamentaria. Arrestar o abatir a uno de los lugartenientes de nivel seis debilitaría a su organización temporalmente.

Personalmente, Monard tenía interés en el bando de los Rikers. Los había perseguido durante toda su carrera policial.

A diferencia de otros agentes, Monard prefería capturar vivos a los criminales. Muertos, su información moría con ellos.Esbozó una ligera sonrisa mordaz al reconocer al lugarteniente de los Rikers: Jarhed Sixher. Un auténtico mal bicho.

-¿Habéis traído la mercancía?-preguntó Sixher.

-Por supuesto-contestó el lugarteniente de los Dragons, Jin Lers chasqueando los dedos.

Al instante, uno de sus subordinados entregó a Lers un maletín blindado. Tras introducir la contraseña, Lers colocó el maletín sobre la mesa que separaba ambos grupos y mostró a Sixher el contenido del maletín.

-Magnífico...-murmuró Sixher haciendo una seña a uno de sus hombres, el cual se acercó con un maletín lleno de pequeños lingotes de cristal.

-Premio...-murmuró Monard esbozando una mordaz sonrisa al reconocer el contenido del maletín de los Rikers: lingotes de Decoria de gran pureza, usados en el armamento de naves de guerra.

No había podido ver el contenido del maletín de los Dragons pero los  lingotes de Decoria valdrían fácilmente doscientos millones de créditos en el mercado negro.

Las imágenes serían una buena prueba ante un juez pero hacerse con los maletines sería aún mejor.

Lo mejor sería utilizar un rastreador nanotecnológico. Sí, haría eso. La cuestión...

De repente, un ruido de rotura de cristales, justo encima de los dos grupos mafiosos, interrumpió los pensamientos de Monard. 

Ornelia Fangor sensual 123x123Antes de que los mafiosos pudieran reaccionar, una exhuberante mujer pelirroja aterrizó sobre la mesa entre los dos lugartenientes...

¡¡¡Disparándoles a los dos en la cabeza!!!

-¡¿Pero qué?!-exclamó Monard estupefacta.

Pocas personas tendrían la osadía de matar a sangre fría a lugartenientes de dos de las organizaciones mafiosas más peligrosas.

La inspectora conocía muy bien a la recién llegada. Llevaba toda su carrera persiguiéndola.

La asesina y fugitiva más buscada por los servícios secretos y de seguridad. Considerada la mujer más peligrosa de la Vía Láctea: Ornelia Fangor