Pack Empresa Methys

Aterrrizaje accidentado

1942 Primeras horas del asedio a la Isla de Midway

El ataque había sido repentino y a traición. Aunque el Alto Mando en Washington tenía pruebas de un ataque inminente contra Midway, una pequeña isla en mitad del Pacífico, la dotación de defensa habría querido disponer de más tiempo para prepararse.
Los primeros cazas japoneses habían aparecido al amanecer, despertando a los marines y pilotos con un indiscriminado y brutal bombardeo a gran altura, seguido del vuelo rasante de varias escuadrillas de cazas. Los defensores aguantaban con fiereza, conscientes de que no tenían a donde ir, al menos hasta que llegara la Marina

 

-¡Victor 6 a torre, despejad la pista, entro a toda prisa!-exclamó uno de los pilotos de los escuadrones de P-51 Mustang estacionados en Midway, intentando dirigir su maltrecho caza hacia una de las pistas de aterrizaje de la base.

Su unidad, alcanzada durante los combates, expulsaba abuntante humo del motor, dificultando la visión al piloto.

Dió un ligero respindo del susto al oír pasar una ráfaga de balas trazadoras a escasos centímetros de su cabeza. Dos Zekes japoneses, se le habían puesto detrás.

-¡Necesito ayuda, tengo a dos pegados!-exclamó Victor-6 por radio,intentando mantener la calma.

Si su avión estuviera en buenas condiciones, intentaría esquivar a los Zeke japoneses pero su motor no aguantaría mucho mas...Quizás su caza explotara.

-Aguanta,Victor-6, ya llegamos-sentenció el jefe de escuadrilla por radio.

-¡No es que quisiera meterle prisa, señor....-contestó Victor-6 apremiante, ahogando un gemido de dolor al notar un dolor lacerante en un costado.

Le había alcanzado una bala perdida.

Tosió amargamente por el humo que desprendía su caza.  Apenas le quedaban unos cientos de metros para tomar tierra.No aguantaría mucho...

-¡Aguanta colega, aquí estamos!-exclamó por radio un miembro de la escuadrilla Victor.

 

El piloto herido,aguantándose la herida con una mano, sonrió cansadamente, mientras su líder de escuadrilla y tres compañeros caían sobre los dos cazas japoneses desde arriba, acribillándolos a tiros.

-Vía libre, Victor-6-anunció por radio el jefe de escuadrilla, viendo caer ardiendo los dos Zeke japoneses.

-Gracias...-balbuceó el piloto herido, intentando no desmayarse debido a su herida-señor...voy a necesitar,asistencia médica.

-Recibido, aguanta-sentenció Líder Victor mientras otro miembro de la escuadrilla alertaba a los servícios médicos de la base.

Observó con inquietud, como el caza de su subordinado tocaba tierra por fin, tardando un poco másde la cuenta en detenerse.

-¿Sigue vivo?-preguntó Líder Victor por radio, viendo como los sanitarios llegaban a toda prisa al caza, sacando al piloto inmediatamente.

Apretó los dientes con fuerza, los japoneses habían matado a muchos durante el ataque...

Finalmente, tras lo que pareció una eternidad...

-Está vivo, pero grave-anunció uno de los sanitarios, hablando a través de la radio del caza del piloto herido-tenemos que operarle enseguida.

-Gracias, hagan lo que puedan-sentenció líder Victor aliviado de que al menos, su subordinado tuviese una oportunidad de vivir.

 

Ya había visto demasiada muerte aquel día.

 

FIN