Pack Empresa Methys

En el abismo

Cyborgs Indra 325x235Vía Láctea

En algún lugar del núcleo galáctico

Antiguo puesto minero Cadmus IX (reconvertido en astilleros para reparaciones de emergencia y reabastecimiento)

 

La situación en Cadmus IX empeoraba rápidamente. De alguna forma, a pesar de los enconados esfuerzos de la CSE por proteger las coordenadas de Cadmus IX, los Dreyar se habían enterado de las coordenadas y lanzado un ataque abrumador para destruirlo.

La pérdida de las instalaciones sería un golpe mortal para las operaciones de la CSE en el núcleo galáctico. Simplemente, no quedaban instalaciones del tamaño de Cadmus IX en toda la zona.

Al menos, ninguna intacta...

 Poco importaba cómo los Dreyar habían conseguido las coordenadas. Ahora, sólo quedaba una esperanza. Evacuar los datos de navegación de la CSE Aendir fuera del planeta.

La CSE Aendir había aparecido de la nada sobre el planeta apenas una semana antes, causando un gran revuelo.

La razón era muy sencilla: en su día perteneció a la Flota Alpha de colonización enviada a la Galaxia Devaron...

Los registros de la CSE Aendir no explicaban dónde había estado o porqué había aparecido de repente sobre el planeta. Tan sólo había un mensaje. Un mensaje de esperanza y unas coordenadas.

Tras un largo y muy sangriento conflicto por fin había una oportunidad...

La CSE no tenía esperanzas de ganar la guerra...pero podía evitar que empezara...

Altiplano de Vorsehk. En ruta hacia el punto de extracción.

-¿Los hemos despistado?-preguntó el conductor de un magullado todoterreno Argus Mark XV, un jeep de transporte de tropas de alta velocidad.

-No por mucho, seguro que sus naves en órbita nos están rastreando-sentenció el copiloto mirando hacia atrás mientras se llevaba una mano al estómago, mordiéndose el labio al notarse los dedos húmedos en sangre.

-Ya falta poco, comandante Stern, aguante-sentenció el conductor mirando al copiloto con una marcada aprensión en su rostro.

-No saldré de este planeta, Raiden....-contestó el oficial reprimiendo un rictus de dolor- tienes que sobrevivir. Sobrevive a cualquier precio. Mientras sigas vivo, tenemos una oportunidad.

-¿Eso lo ha visto en una de sus visiones, comandante?-preguntó Raiden  mirando por encima del hombro, inquieto por si el enemigo les seguía.

El comandante Stern era uno de los psíquicos más hábiles que le quedaba a la CSE, perderlo sería un duro golpe...

-No, siempre lo he sabido...-murmuró Stern con un hilo de voz, alzando entre sus dedos manchados de sangre el disco de datos con la información de la CSE Aendir- después de todo, tu eres...

Las palabras del comandante quedaron ahogadas por el rugir de unos poderosos motores, seguidos por una alargada sombra sobre el jeep de Raiden y Stern. ¡Un crucero pesado de la CSE se estaba poniendo justo sobre ellos!.

-¡Gracias a dios, sáquennos de aquí!-exclamó Raiden por radio- ¡tenemos un paquete de prioridad máxima!.

-Recibido-sentenció una voz informatizada tras unos instantes.

Raiden suspiró aliviado cuando el jeep desapareció envuelto en un rosario de luces, materializándose en la bodega de carga del crucero.

-Lo siento, comandante, ¿qué estaba....-preguntó Raiden mirando al que había sido su oficial superior durante mucho tiempo.

 

El comandante Stern no respondió. El brazo con el módulo de datos descansaba sobre sus piernas mientras mantenía los ojos cerrados y la cabeza ligeramente ladeada hacia la izquierda, apoyada en el asiento.

Sólo le hizo falta a Raiden un vistazo para saberlo...

La larga guerra del comandante Stern había terminado. Por fin descansaría en paz...

-Buen viaje, comandante...-murmuró Raiden tomando con cuidado  el disco de datos de las manos de Stern antes de que los sanitarios se hiciesen cargo de su cuerpo- buen viaje.

Quizás el comandante tuviese razón después de todo. Lo último que debían perder era la esperanza. Mientras estuviesen vivos, tendrían una oportunidad.

Mientras caminaba hacia el puente de mando del crucero para informar a su oficial al mando, Raiden tomó una determinación que le guiaría en años venideros: acabaría con los Dreyar aunque le costara la vida. Los mataría a todos...

 

 

(FIN)