Pack Empresa Methys

C.S.E Kherad. Conspiración (1)

C.S.E Kherad

Órbita superior de Terrance.

Sistema principal de la C.S.E en Devaron

 

-C.S.E Kherad a control Terrance, solicitando permiso para saltar al hiperespacio por ruta D-HG215...-esbozó en tono tranquilo el piloto principal de la esbelta y poderosa nave de guerra con el nombre C.S.E Kherad.

 

C.S.E Kherad 350x230

 

Casi recién salida de los astilleros de Nehla, era un acorazado de clase Lagrange. Si bien no tenía tantos lanzadores de misiles de corto alcanze o ojivas de crucero como los destructores, su cañón Armstrong era ciertamente respetable. De aspecto elegante y un tanto regio, resultaba evidente en el pulido acabado del casco, que los empleados del astillero se habían esmerado de lo lindo en el acabado de aquella nave.

-Control Terrance a C.S.E Kherad, permiso concedido para partir-replicó tras unos instantes la dulce voz de la controladora de tráfico encargada de aquel sector en torno a la capital de las colonias de la C.S.E- buena suerte.

-Gracias Control Terrance...-contestó el primer piloto- sistemas operacionales principales,secundarios y auxiliares en verde. Listos para saltar al hiperespacio a su orden, capitán Rawlins- añadió en tono formal al líder del C.S.E Kherad.

-Adelante, pues-sentenció Rawlins, sentado cómodamente en su asiento de capitán, observando una proyección holográfica de su destino y los datos que Inteligencia Militar había conseguido sobre aquel sector.

 

En realidad, la información era casi nula. Obtener datos de alguna red de combate Askaniana sería muy arriesgado y los Razior no poseían prácticamente nada de aquel sector inexplorado.

-Saltamos  en 5,4,3,2,1...-anunció el primer piloto del C.S.E Kherad activando la secuencia de salto- 0...

Apenas una fracción de segundo después, el reactor de hiperespacio del acorazado se activó, abriendo una fisura en la materia por la cual entró la nave a gran velocidad, esfumándose en el aire...

Nadie lo sabía en aquel momento, pero sería la última vez que las gentes de Terrance verían con vida al capitán Rawlins y sus hombres...

Una semana después....

 

Dreyar350x180

Sentado tras el escritorio de su camarote, el Capitán Kai Reed, del destructor C.S.E Midway se despertó algo agitado, notando como varias gruesas gotas de sudor recorrían una de sus sienes, en dirección a la barbilla...

De nuevo, había tenido otra de sus visiones. En su opinión, bastante siniestra en su opinión. No había echo sin sentir desolación, oscuridad y muerte...

La pregunta era, ¿había visto hechos del pasado,del presente o del futuro?....

-Señor, la teniente Anderson aguarda fuera de su camarote...-esbozó la I.A del Midway a través de la radio instalada en la muñequera de Kai- desea hablar con usted en privado.

-Que pase...-contestó Kai.

Agente Anderson250x350El capitán Reed, esbozó una ligera sonrisa al ver entrar a su oficial de Inteligencia Naval. No cabía duda de que Anderson era una de sus oficiales más elegantes junto a la teniente Melissa Freeman, la líder de su escuadrón de cazas.

-¿Sucede algo, teniente?-le preguntó Kai a la teniente Anderson.

-Sí, mi equipo y yo hemos estado analizando las balizas de posición de las naves de exploración de la flota y se ha perdido contacto con la C.S.E Kherad...-contestó la teniente, acomodándose en la silla al otro lado del escritorio.

-¿No era ese acorazado de nuestra misma clase?-preguntó Kai intrigado.

-En efecto, la C.S.E Kherad se construyó siguiendo las mismas especificaciones técnicas que el Midway pero adaptadas a una nave de tipo acorazado. También se ha perdido contacto con la flotilla D-650 de escolta...-contestó la teniente Anderson.

-¿D-650?-preguntó Kai intrigado conectando su terminal con las bases de datos del Midway, enlazadas con las del Cuartel General de la Flota en Nehla- tres fragatas, un crucero y una nave de reconocimiento como escolta.

-Sí, señor, las fragatas Yronda, Zathan, el crucero Ryndhal y la Aureoth Gavale-esbozó la teniente Anderson comprobando sus propios registros- han faltado a cuatro actualizaciones de estado.

Extraño, pues los sistemas informáticos cuánticos con los que contaban todas las naves de la C.S.E les permitían enviar mensajes desde cualquier lugar...

El hecho de que no hubiese contacto de ningun tipo con la D-650 ni la Kherad no presgiaba nada bueno.

-¿Cuál era la misión de la Kherad?-preguntó Kai.

Había oido algunos rumores en las charlas entre capitanes, pero debía reconocer que nunca había prestado demasiada atención a dichos rumores. Bastante trabajo tenía ocupándose del Midway...

-Investigar el sector inexplorado "X-5102"-contestó la teniente Anderson activando una proyección holográfica con la ruta que debía seguir la nave hacia su destino- pero según los registros, se perdió su señal justo antes de llegar a la Zona Inexplorada.

-Qué casualidad...-murmuró Kai para sus adentros.

Hacía muchos años que no creía en las casualidades. Se estaba cociendo algo, su instinto así se lo decía...

-¡Señor, el Aehir ha captado una transmisión vía agujero de gusano entrante!-anunció de repente la teniente de comunicaciones, Selina Ragu, desde el puente- ¡tenemos IFF!. ¡Señor, es la C.S.E Kherad!.

El Aehir era uno de los telescopios de espacio profundo instalados por todo el sistema Terrance para la detección temprana de enemigos o señales de socorro.

-¡Melfina, enlazate con el Aehir y potencia lo más que puedas sus programas de detección, no podemos perder la señal!-ordenó Kai activando una comunicación con la I.A de la nave.

-Enseguida señor,procesando-contestó la I.A de la nave activando su avatar holográfico en el proyector que había situado en la mesa de Kai-¡¡Señor, alguien en el I.S.C está activando la señal de autodestrucción del Aehir!.

-¡Corta la transmisión!-ordenó Kai de inmediato.

No podían perder la señal, si la tripulación de la Kherad y la flotilla de reconocimiento estaban en peligro, aquella podía ser la única pista para encontrarlos con vida...

-¡No hay tiempo, se ha de desconectar en origen!-exclamó Melfina.

-¡Comunica con el sargento Surkov y la sargento Iseki, ahora mismo!-le ordenó Kai a Melfina.

Mientras tanto, en un despacho de la I.S.C (Instituto de Ciencias Espaciales), con vistas a la ciudad de Nehla, un científico de mediana edad, tecleaba nerviosamente en su terminal, buscando anular la seguridad del satélite de reconocimiento. En su pase de seguridad podía leerse: "Doctor Emil Lathar. Nivel de seguridad 9"

-No se mueva...-sentenció de repente la sargento de marines Iseki, apareciendo entre un rosario de luces blanquiazules, propio de un teletransporte, apoyando el cañon de su pistola en la nuca del científico- apriete una tecla más y le vuelo los sesos...- amenazó al ver en la pantalla de Lathar que sólo le faltaba apretar el botón de "Intro" para desatar la autodestrucción del Aehir.

Iseki 350x180-Mi subordinada no habla en broma, amigo...-esbozó el sargento Mayor Dimitri Surkov, líder de la dotación de marines del Midway, apuntando al científico con su rifle de combate- ¿porqué quiere volar el Aehir?.

-Él...él me obligó...-balbuceó el científico, limpiándose el sudor que se deslizaba por sus sienes y su cara con una manga de su bata- matará a mi família si no destruyo el satélite...

-Podemos protegerle...-sentenció el sargento Surkov intentando tranquilizar a Lathar- pero si aprieta ese botón acabará en la cárcel o con una bala en el cráneo...

-No...no pueden protegerme deel...-balbuceó Lathar, considerablemente pálido.

-¿Quién le está chantajeando?-preguntó el sargento Surkov, intentando tranquilizar al aterrorizado científico.

Durante unos instantes, Lathar observó a Surkov y a Iseki alternativamente. Conocía su reputación y la del capitán de la nave en la que servían...

Sí, tal vez....

-Se trata de...-balbuceó el doctor Lathar.

Jamás consiguió terminar la frase al recibir el despacho del  doctor un impacto de un arma de gran calibre que arrasó la mitad del despacho en apenas una fracción de segundo, enviando oleadas de calor y presión en todas direcciones. Cogidos por sorpresa, Surkov y Iseki salieron volando por los aires, chocando con dureza contra las paredes. El doctor Lathar no tuvo tanta suerte, resultando su cuerpo vaporizado por la explosión...

-¿Qué....qué coño nos ha...golpeado?-balbuceó el sargento Surkov intentando ponerse de pie, tosiendo amargamente al tiempo que una gigantesca sombra aparecía frente al hueco generado por la explosión.

Spencer Fox Soldier 250x550

-Vaya....-murmuró sorprendido el sargento Surkov a ver a la enorme mole blindada que había salido de la nada.

 

Mientras tanto, desde un lugar desconocido, el instigador del ataque observaba todo lo que ocurría a través de los implantes instalados en la cabeza de la criatura.

-Mátalos a los dos...-siseó el instigador.

La criatura procesó la orden con un ligero pero profundo gruñido de satisfacción al tiempo que sus ojos relucían con intensas luces rojas igual que la sangre.

Tenía sus órdenes, y pensaba cumplirlas...

 

 

 

 

 

 

 

(CONTINUARÁ)